Garantizamos la calidad del aire

La buena ventilación en las dependencias de nuestro colegio mejora claramente la calidad del aire.

Nuestro centro, a partir de la preocupación existente en todas las comunidades educativas por la posible transmisión del coronavirus en el interior de las aulas y del resto de las dependencias de los colegios, adoptó desde el principio de curso, y aún antes, una serie de medidas, basadas en las evidencias científicas y en la normativa vigente, para reducir al mínimo la probabilidad de que se produjeran los indeseados contagios.

Las medidas, establecidas en el Plan de Contingencia vigente que se ha dado a conocer a toda la comunidad escolar y que ha sido avalado por las autoridades sanitarias y educativas de la zona, tienen muchos aspectos destacados: reorganización de los grupos de alumnos (desdoblamientos, grupos de convivencia estable, …), turnos de entrada y salida, adaptación del funcionamiento del servicio de comedor, incremento de la limpieza y desinfección, adecuación de un espacio covid, mejoras en los autobuses escolares (máquinas de ozono, filtros climatizadores, …), instalación de suficiente material para el lavado de las manos (dispensadores fijos, envases móviles, …), obligación de almorzar en el interior de las aulas sin desplazarse por la misma, elaboración de carteles informativos, toma de temperatura a los trabajadores al inicio de la jornada laboral, etc.

En cuanto a las que hacen referencia a la responsabilidad personal, familiar y docente, son bien conocidas, las tres “m” de obligado cumplimiento, es decir, distancia social (metros), lavado frecuente de manos y uso de la mascarilla. 

Junto a ello, como es bien sabido, hay un aspecto fundamental en la lucha contra el contagio de enfermedades infecciosas como es el caso de la covid 19 y de todas aquellas otras que se transmiten, basicamente, a través de las gotas (mayores o menores) que expulsamos al hablar, al gritar, al estornudar, al toser o de cualquier otra forma similar. Nos referimos, evidentemente, a la enorme importancia que tiene la correcta ventilación de las aulas y del resto de las dependencias escolares.

No es preciso insistir pero lo hacemos: “Las aulas y todos los espacios del colegio han de estar muy bien aireados, no puede haber dependencias en las que el aire no circule y no se renueve de manera continua y eficaz”.

Mediciones realizadas

Atendiendo a la evidente preocupación de toda la comunidad educativa respecto al tema de la ventilación de las aulas y del resto de las dependencias escolares hemos procedido, durante las últimas semanas, a realizar mediciones del nivel de CO 2 (anhidrido carbónico, dióxido de carbono) en estas estancias y en diversas situaciones, basicamente valorando la apertura de las puertas y de las ventanas así como de la presencia o no de personas en su interior.

Está claro que el nivel correcto de CO 2 no garantiza en su totalidad la imposibilidad de que se produzca una transmisión del virus de la covid de una persona a otra pero, sin duda, dificulta la misma al asegurarnos que hay una corriente de aire que impide que dichas gotas, gotículas o aerosoles permanezcan en las dependencias escolares en las que, en ese momento, estén presentes alumnos o trabajadores del centro.

Hemos utilizado, y seguimos haciéndolo todos los días, dos detectores de CO2 que nos ha facilitado la junta directiva de la Asociación de Madres y de Padres del colegio (AMPA) para realizar dichas mediciones.

La conclusión, creemos que confirmada, es que, cuando las dependencias del centro (aulas, despachos, pasillos, comedor, etc.) están bien aireadas con las puertas y con las ventanas abiertas de manera que se provoca una clara corriente de aire, los niveles de CO 2 se encuentran en las cifras correctas y recomendables.

*** La correcta ventilación, al menos tras las mediciones realizadas hasta ahora, garantiza unos niveles adecuados de dióxido de carbono (CO 2), en todas las dependencias escolares aún con los alumnos en su interior.
Desde luego, hay que insistir en ello, esta situación no nos proporciona absoluta seguridad en cuanto a la posible transmisión del virus entre los alumnos y entre los trabajadores pero, sin duda, ayuda mucho a evitar el contagio en las distintas dependencias escolares.

*** Previsiones.

Por supuesto tenemos el propósito de seguir realizando mediciones continuas en todas las dependencias del colegio a partir de estas fechas en las que, previsiblemente y por la bajada de temperaturas propias del invierno, quizá las aulas permanezcan algunos minutos cerradas.

El comedor seguirá siendo un espacio de especial vigilancia dado que los alumnos están unos cuantos minutos sin mascarilla y con más tendencia a hablar, incluso en voz alta, aunque también es preciso señalar que permanecen poco tiempo en comparación al que lo hacen en sus aulas respectivas.